Atentado en Estocolmo

1491572357_425004_1491589331_noticia_fotogramaEl reciente atentado terrorista en Estocolmo, capital de un Estado miembro de la Unión Europea desde 1995, habría sido ejecutado por un ciudadano de la República de Uzbekistán, cuya solicitud de asilo en Suecia fue rechazada por sus autoridades.

Una consecuencia indirecta de este acto de terror, será una mayor presión para el sistema europeo de derechos fundamentales, alineado -con muchas dificultades- con los principios consagrados por Naciones Unidas y las interpretaciones de sus agencias especializadas.

A pesar de que el ciudadano uzbeco tenía una orden de expulsión europea para su devolución a su país de origen o a un tercero seguro, motivos prácticos hacen que este mandato sea inviable en muchas ocasiones.

Antonio MuñozLas órdenes de expulsión tienen como destinatarios solicitantes de asilo rechazados, como es este caso, e inmigrantes irregulares. Ellas no implican necesariamente una detención preventiva y cuando esta se da, se exigen unos motivos precisos y claros, un período de tiempo máximo y estándares mínimos para su cumplimiento.

En situaciones como ésta, el difícil binomio derechos humanos-seguridad se manifiesta en su máxima expresión.

El resultado de esta acción terrorista, como otras ocurridas en Europa, es una gota que colma el vaso. A pesar del repudio inmediato de la sociedad civil, debe llevarnos a una profunda reflexión entre seguridad y derechos humamos en tiempos convulsos.

En se ejercicio, se deben evitar los extremismos y la demagogia fácil, que poco hacen por sembrar las semillas de una cohabitación pacífica entre culturas y modelos políticos diversos.

Prof. Dr. Antonio Muñoz Aunión, Instituto de Investigación en Derecho, Universidad Autónoma de Chile.

Compartir:

FacebookTwitter


Desesperación financiera

shutterstock_360313850Me remeció. Ese fue el efecto que provocó la lectura de un artículo que, en una conocida revista de nuestro país, le dedicaba espacio a compartir la historia de un joven ingeniero, el cual lamentablemente no era noticia por sus logros o aportes profesionales, sino más bien a una situación que podemos calificar oscura, y que en un espacio de normalidad nunca se habría pensado que ocurriría.

La historia, que podría ser la de cualquiera de nuestros jóvenes profesionales, de seguro en su inicio laboral debe de haber estado decorada de sueños, expectativas y metas. Sin embargo, en algún momento esta trilogía se altera por una situación de endeudamiento, que lo derrumba y lleva a realizar un asalto a fin de obtener lo que hasta ese instante escaseaba, el dinero; incluso, también dibuja en su mente la idea de terminar con su vida, dando de esa forma respuesta a su problema.mauricio andrés burgos navarrete

Se puede reflexionar en torno a: ¿por qué el endeudamiento excesivo?, ¿por qué en la vida se llega a una condición tan extrema de solución? Sin conocer en detalle la situación en particular, pero pensando en general lo que puede gatillar un endeudamiento inapropiado, se podría considerar: a) vivir una existencia ajena a la realidad, b) dejarnos influenciar por el ambiente que nos rodea, c) el desorden de nuestras finanzas y de los productos de financiamiento que poseemos, d) no analizar y relacionar los flujos de ingresos con los egresos, e) no planificar apropiadamente nuestras finanzas, f) no controlar y frenar los productos de endeudamiento, en especial las tarjetas de crédito, y g) no acercarnos oportunamente a alguien apropiado que nos pueda escuchar y orientar. Si bien, el aprender a planificar, organizar, dirigir y controlar son aspectos básicos para  una sana gestión, y por ello también de las finanzas, el disponer de capacidades para manejar las emociones en situaciones “extremas” de la vida, también es un aspecto que debiera ser contemplado en la formación de nuestros jóvenes, pues tal vez ello reduciría la posibilidad de “perderlos” por el camino de su existencia.

Mauricio Andrés Burgos Navarrete. Doctorando y Master en Finanzas. Director de la carrera de Auditoría e Ingeniería en Control de Gestión. Facultad de Administración y Negocios, Universidad Autónoma de Chile.

Compartir:

FacebookTwitter


Ley que regula el cobro de servicios en estacionamientos de pago

Diversos actores han puesto en duda la nueva ley que regula el cobro de servicios de estacionamientos, especialmente si se avanzó en otorgar una mayor protección a los consumidores.

Lo que pretendían estos era obtener una media hora mínima de gratuidad en el uso de estacionamientos en centros comerciales (llegando a dos horas en caso de haber comprado). Lo que más asombra, es que algunos aún crean en la gratuidad de los servicios, pretendiendo por ley que los costos que significa en este caso el uso de un estacionamiento los asuma el proveedor del servicio y no quien se beneficia, llegando a considerar el uso de un estacionamiento como un “derecho social”. Al poco andar, se hubieran adoptado los mecanismos necesarios para traspasar al mismo consumidor la media hora gratis o inclusive las dos horas como se pretendía por algunos, pero no por imposición legal, sino que por los ajustes que realizaría el propio mercado (aumentando el precio de arriendo de los locatarios y por ende en una posible alza de precio de los productos vendidos por estos). Según cifras que maneja el propio sector, el 60% de los consumidores que asisten a un mall lo hacen sin automóvil, por lo que hubiese sido injusto que también se traspasara dicho costo a estos consumidores que utilizaron el transporte público para llegar a comprar.

Los beneficios de esta nueva ley saltan a la vista: Cobro por uso real, es decir sin derecho al “redondeo al alza”, se elimina el castigo por pérdida de ticket y gratuidad para quienes asisten a urgencia a un servicio de salud o tengan dificultad física para su desplazamiento. Sobre la obligación del proveedor de responder por los daños ocasionados, nuestros tribunales ya imponían este deber a las concesionarias, sin embargo, la ley introduce regulaciones que por un lado imponen responsabilidad, pero por otro evita los abusos de los consumidores.

No obstante, estos beneficios han quedado empañados por el alza de precio que han experimentado la mayoría de los estacionamientos. El sentir y entender ciudadano es que esta ley es un abuso y que favorece a las empresas proveedoras.

Lamentablemente nuestros legisladores no quisieron tener en cuenta  la advertencia de esta regulación y sus efectos en los precios para los consumidores. Era previsible que los precio subieran, no existía claridad de cuanto iban a subir, es cierto, pero si se imponen mayores exigencias o se cambia la estructura de cobro de precios, claramente para algunos el precio del estacionamiento será mas alto. Digo para algunos, ya que el precio no ha subido para todos, sino que para ciertos consumidores que ingresan por periodos de tiempo más prolongados, éstos terminan pagando más, ya que los consumidores que están por menos de media hora, pagan menos, puesto que ahora se les cobra por minutos y no se les redondea el precio hacia arriba. De esta forma, si estoy 10 minutos antes pagaba alrededor de 500 pesos, en cambio hoy en muchos estacionamientos el consumidor paga la mitad e incluso menos.

Estos últimos días se han presentado 5 iniciativas de ley que vuelven al ataque y pretenden restablecer lo que pretendía el proyecto original, es decir la gratuidad para la primera media hora y, en el caso de comprar, esta gratuidad se extendería hasta 2 horas.

Dr. Sebastián Bozzo H.Al parecer algunos de nuestros parlamentarios no entienden aún los efectos que puede tener la regulación en ciertas áreas, y en especial cuando se pretende cumplir con ciertos slogan políticos como la gratuidad. Como ya señalamos, al final siempre alguien debe pagar y, esta vez, como dice el dicho popular, quien pago fue “MOYA”, lo que pasa es que ahora “MOYA” en Chile tiene automóvil.

Dr. Sebastián Bozzo Hauri, Director del Centro de Regulación y Consumo, de la Universidad Autónoma de Chile.

Compartir:

FacebookTwitter


Medidas de control

Seguramente, muchos nos sorprendimos del reciente robo de la pintura denominada “Trémula V”, de José Pedro Godoy desde el Museo Nacional de Bellas Artes.

Si bien la pintura no es de aquellas de más alto valor comercial, llama la atención la naturaleza de la situación, pues quien realizó la extracción fue un indigente.

Además, sorprende la facilidad con que se produce el hecho, ya que el cuadro fue descolgado de la pared donde se encontraba y nadie se percató de la situación, incluidos los encargados, así como tampoco las cámaras. El robo solo se detectaría hasta casi 24 horas después, algo ciertamente llamativo en un museo para muchos considerado como el más importante de nuestro país.

Al revisar noticias relacionadas, descubrimos que la situación no constituye en sí un hecho aislado, sino muy por el contrario, en el último tiempo el arte se ha constituido en un foco de atención de robos, con distintas orientaciones en su ejecución y donde la mayoría ocurre por encargo. Sin embargo, en el caso aludido la motivación fue muy distinta, ya que todo nació del impulso y necesidad de una persona en situación de calle.

Normalmente, se asume que las empresas, y en este caso los museos, dada su naturaleza y el valor de los objetos que allí se mantienen, poseen procedimientos de estricto control a fin de salvaguardarlos, lo cual debería implicar, entre otros, la verificación de su existencia, su comprobación cada cierto tiempo, junto con revisar el estado en que se encuentran; a lo que se sumaría, de existir mecanismos de alarma, evidenciar que funcionen.

Por lo anterior, es de interés, cualquiera sea la naturaleza de una organización, analizar las razones del por qué aquellas instancias de control que se asume existían fallaron, pues la situación se podría volver a repetir, dañando no sólo al propietario del objeto, sino también como en este caso, a la imagen de la entidad que la cobija, y que eventualmente se podría ver expuesta a posibles reparaciones monetarias, lo que desmejora aún más la percepción de la comunidad sobre su desempeño y gestión.

mauricio andrés burgos navarreteMauricio Andrés Burgos Navarrete. Doctorando y Master en Finanzas. Director de la carrera de Auditoría e Ingeniería en Control de Gestión. Facultad de Administración y Negocios, Universidad Autónoma de Chile.

Compartir:

FacebookTwitter


Analítica de morosidad

Novedades nos ha traído un nuevo reporte de la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF). Este aporte informativo, que nos guía en ampliar y lograr una mayor comprensión de nuestro contexto y realidad financiera, es titulado”Morosidad en Chile: una visión regional y comunal”.

La morosidad en lo básico, expresa una situación de demora en relación al pago de un crédito, y que para fines analíticos, la SBIF contempla como tiempo de inflexión 90 días, atendiendo si la mora es más o menos de este plazo, y que ligado a la mirada, tanto regional como comunal, le otorga precisión al análisis. 

Adicionalmente, se debe agregar que la mora es un indicativo importante de lo que puede estar sucediendo con la gestión del crédito en las entidades, por ejemplo: a) la calidad de los créditos otorgados, b) deterioro de los clientes favorecidos con crédito, c) calidad de los procedimientos de otorgamiento de crédito vigentes, d) calidad de los procesos de recuperación de los créditos otorgados, e) relajo en la aplicación de los procedimientos de crédito, f) deterioro de un sector económico específico con el cual opera la institución, y g) deterioro de la economía en general. 

Por otra parte, también requiere atención, pues su existencia y, en particular, su deterioro no es gratuito para una organización, pues puede implicar, entre otros: a) costos administrativos, b) costos de oportunidad, c) deterioro de resultados, por establecimiento de provisiones, d)  daño en la percepción de gestión, y e) disminución de su valor. 

mauricio andrés burgos navarreteComo podemos ver, la evolución y comportamiento de la mora, constituye desde el control de gestión una instancia importante , dado su vínculo directo con la gestión de créditos y los efectos que puede llegar a generar, pero que no sólo debe preocupar a las entidades financieras, y en especial a la SBIF en su rol fiscalizador, sino que también es extensible a las empresas no financieras, las que igualmente deben comprender los alcances y naturaleza de su deterioro.

Mauricio Andrés Burgos Navarrete. Doctorando y Master en Finanzas. Director de la carrera de Auditoría e Ingeniería en Control de Gestión. Facultad de Administración y Negocios, Universidad Autónoma de Chile.

Compartir:

FacebookTwitter


Agonía del cheque

imagesCuando pensamos en los mecanismos de pago, no resulta ajeno incluir dentro de las posibilidades al cheque. Este instrumento que conforme a la Ley de Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques se define en su artículo 10 como “una orden escrita y girada contra un Banco para que éste pague, a su presentación, el todo o parte de los fondos que el librador pueda disponer en cuenta corriente”, y cuya figura en nuestro país tiene una data de más de 100 años, conforme lo retrata Heráclito con sus célebres frases sobre el cambio, el cheque no ha quedado incólume al paso del tiempo, al avance tecnológico, y en especial a Internet. Por lo anterior, cuando se conoció la decisión del grupo WalMart  Chile de no recibirlos como medio de pago, para algunos seguramente no habrá sido una sorpresa, pues adicionalmente, las estadísticas de la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras muestran que gradualmente su emisión ha mermado.

mauricio andrés burgos navarrete¿Por qué? Pues la existencia de productos y/o servicios tales como tarjetas de crédito, cuentas vista, cuentas RUT, transferencias electrónicas y apps wallet (“billetera”) para smartphone, han disminuido su uso, a lo que se suma entre otros, que estos implican un pago “efectivo”, quedando por tanto disponible los recursos casi de manera “inmediata”, lo que en el caso de los cheques se agrava no sólo por el costo de oportunidad que su operatoria implica, sino que también por la existencia de un riesgo de impago, aunque también debemos entender que este proceso de transición podrá variar en velocidad e intensidad, dependiendo del sector económico, así como del usuario involucrado: persona o empresa.

Lo que resulta casi inobjetable, es que el cheque como medio de pago, ha encontrado una serie de competidores, cada uno tratando de captar un espacio, y por tanto, igual a lo sucedido con otros productos o elementos de los que hemos visto su pasar, tiene o tendrá su fase de descuento, y eso tanto para uno, las empresas y/o la industria bancaria, deberemos aceptar esta realidad y ajustarnos.

Mauricio Andrés Burgos Navarrete. Doctorando y Master en Finanzas. Director de la carrera de Auditoría e Ingeniería en Control de Gestión. Facultad de Administración y Negocios, Universidad Autónoma de Chile.

 

Compartir:

FacebookTwitter


Balance económico 2016 y proyecciones 2017

shutterstock_342806591Según los recientes datos de cuentas nacionales entregados por el Banco Central de Chile (BCCH), el crecimiento de la economía a nivel nacional de los primeros tres trimestres del año fueron de sólo 2,3%, 1,5% y 1,6%, respectivamente. Para el cuarto trimestre las estimaciones de crecimiento siguen siendo poco alentadoras, con una expansión que no superaría el 1%, con lo cual se puede estimar un crecimiento económico final para el 2016 de sólo un 1,6%.

La inevitable explicación que surge del débil crecimiento económico nacional, es la baja sostenida de la industria minera que tuvo una histórica caída en junio de un 9,4%, sólo comparable con la caída de agosto del 2011 que fue de un 10,9%.

Además, la caída del Índice Mensual de Actividad Económica (IMACEC) de octubre en 0,4% representó el peor comportamiento de la economía nacional durante el 2016, de hecho fue el único mes del año en que hubo un decrecimiento de nuestra economía, situación que no se observaba desde octubre del 2009, es decir, desde hace ya más de siete años.

Guillermo Riquelme2Es así como la caída de la inversión en Chile, medida a través de la Formación Bruta de Capital Fijo (FBCF), decrecería el 2016 un 2,4%, acumulando tres años consecutivos de contracción (-4,2 y -1,5 para los años 2014 y 2015, respectivamente), situación que no se apreciaba desde hace 40 años. Lamentablemente, dada la persistente caída de la inversión, la recuperación económica a nivel nacional se podría postergar, incluso, hasta recién el segundo semestre del año 2018. Pudiéndose esperar aumentos en la tasa de desempleo, no sólo por una pérdida de empleos debido al bajo crecimiento económico, sino también por las menores expectativas de los diversos agentes económicos sobre el devenir de nuestra economía. Las bajas expectativas están provocando reducciones graduales en las decisiones de inversión y consumo privado, que mantendrían a la economía nacional con bajos niveles de crecimiento.

En cuanto a las proyecciones económicas, en el Informe de Política Monetaria (IPOM) de diciembre de 2016, el BCCH estimó un potencial de crecimiento país para el 2017 de un 3%, no obstante, en términos efectivos, el crecimiento económico de Chile estará muy por debajo de esa cifra, en torno a un 2%.  Sin duda, el potencial de crecimiento de Chile se ha mermado fundamentalmente por la caída de la inversión de los últimos 3 años. Además, es sabido que la inversión requiere de un tiempo mayor, en espera de la reactivación del consumo, lamentablemente, el consumo muestra débiles señales de recuperación.

Las estimaciones de precios de algunos commodities siguen siendo bajas, especialmente del precio del cobre que, en promedio, el 2016 bordeó los US$ 2,2 la libra proyectándose para el 2017 una pequeña alza que no superaría los US$ 2,5 la libra, lo que seguirá afectando los ingresos de CODELCO y, por ende, seguiremos con déficit fiscal el 2017.

El empleo seguirá siendo precario este año, el mercado laboral compensará la pérdida del empleo asalariado (dependiente) con más empleo de cuenta propia (independiente), no obstante, la tasa de desempleo se mantendrá relativamente baja en un rango entre 6,2 y 6,8 por ciento.

Respecto de la inflación, las proyecciones son mucho más auspiciosas ya que el 3% del 2016 permite proyectar una inflación muy moderada el 2017, en un rango de entre 2,4 y 2,8 por ciento.

Dr. Guillermo Riquelme Silva. Investigador del Centro de Estudios y Gestión Social, Universidad Autónoma de Chile.

Compartir:

FacebookTwitter


Elección de Intendentes

mapa_administrativo_de_chileLa aprobación en la Cámara de Diputados de la reforma constitucional que permite la elección directa de los gobernadores regionales, obliga a matizar la afirmación de varios parlamentarios mal aconsejados y otras asociaciones, por ejemplo, según la cual profundizará la democratización de las regiones.

En verdad no se trata de una profundización de la democracia regional, sino solo un cambio del modelo de elección del ejecutivo regional.

Efectivamente, el actual artículo 113 inciso 5 de la Constitución, establece un sistema parlamentario donde “el Consejo Regional, por mayoría absoluta de sus integrantes en ejercicio, elegirá un presidente de entre sus miembros”, lo que no necesita de reforma alguna para ser aplicado.

El cambio aprobado hace algunos días es solo una reproducción de la forma de gobierno del Estado a nivel regional. Sus defensores confunden regímenes políticos de gobierno (parlamentario, presidencial, semipresidencial) con democratización y autonomía. ¿Acaso las Comunidades Autónomas españolas o las regiones francesas son menos democráticas que las chilenas porque funcionan sobre el modelo parlamentario y no presidencial?

dr-benoit-delooz-bajaPor otro lado, afirmar que correspondía tramitar las reformas de elección y traspaso de competencia en forma separada es un craso error. Es evidente que “descentralizar autoridades” -¡que ya son descentralizadas!- sin competencias a ejercer, no tiene más sentido que descentralizar competencias sin órganos para ejercerlas.

Así se han perdido meses, puesto que, debido a una falla en la gestión del trabajo legislativo, la entrada en vigencia de la reforma depende ahora del trámite de ley que traspasa competencias a las regiones, misma que no necesitaba de reforma constitucional.

La única reforma indispensable no es constitucional: es la del trabajo legislativo, y quizás más aún, de las ideas.

Dr. Benoît Delooz, Instituto de Investigación en Derecho, Universidad Autónoma de Chile

 

Compartir:

FacebookTwitter


La Navidad como un fenómeno de consumo masivo

compras-navidad-consumoNo es ningún misterio que apenas termina Halloween, las vitrinas de supermercados y casas comerciales se llenan de todo tipo de motivos, regalos, sorpresas anunciando la llegada de la última gran temporada de consumo masivo del año: la navidad.

Lo anterior nos hace reflexionar sobre el denominado “espíritu navideño”, si es que algo como eso realmente existe, entendiendo que lo verdaderamente importante para las familias en estas fechas debiera ser el sentido de unión en torno a… ¿un regalo?.

Está claro que la navidad, en cuanto festividad, es una tradición judeo-cristiana que celebra el nacimiento de Jesús –el mesías-, simbolizando de paso la austeridad, entendiendo que el simbolismo del “pesebre” denota precisamente la pobreza material en la que Jesús fue alumbrado. Toda esta imagen religiosa que está en el inconsciente cultural de las sociedades occidentales, incluyendo la nuestra, colisiona con la imagen del “viejo pascuero” que reparte regalos a los niños, que la sociedad del hiperconsumo se ha encargado de mercantilizar hasta el infinito.

Recordando al connotado pensador francés Gilles Lipovetsky, quien acuñó el concepto de la sociedad del “hiperconsumo”, nos advierte que uno de los efectos que tiene el sobreconsumo en la vida social es la pérdida de confianza social, el altruismo y la empatía, lo cual genera como consecuencia la pérdida de valores.

En efecto, los procesos de individualización, característicos de nuestra era, son exacerbados a través del enaltecimiento de la imagen de consumidor exitoso que se ha instalado en nuestra sociedad. El éxito se mide por la capacidad de consumo y este, a su vez, por nuestros ingresos o por la capacidad que tengamos de endeudarnos.

Foto Claudio Vásquez WiedemanLo importante es estar a la moda, satisfacer los deseos e impulsos que nos dominan y que el marketing se encarga de instalar en nuestras conciencias como un bien deseable, como una aproximación a la felicidad.

Claudio Vásquez Wiedeman
Sociólogo – Mg. en Cs. Sociales
Coordinador Estudios CEGES
U. Autónoma de Chile – Sede Talca

Compartir:

FacebookTwitter


Este fin de año, gastemos de forma inteligente

compras-navidad-bajaLas fiestas de fin de año ya están a la vuelta de la esquina y nuestro bolsillo lo siente. Como es habitual los gastos se disparan y tendemos a perder el control de nuestro presupuesto familiar. La consecuencia de esto es que arrastraremos deudas en muchos casos innecesarias para el resto del año.

Si bien hay recetas teóricas para solucionar este problema, la realidad es más compleja, pues en una sociedad de consumo, tendemos a privilegiar la inmediatez y el futuro no nos preocupa, esto hace que busquemos el máximo bienestar hoy, sin importar el costo futuro de este comportamiento.

Este es un problema social mucho más complejo de abordar, considerando este escenario, lo que buscamos en esta oportunidad es compartir algunas ideas de fuerza que nos permitirán minimizar el excesivo gasto y endeudamiento estas semanas.

En consecuencia, la planificación es fundamental, conocer las actividades, viajes, regalos y comidas que haremos nos permitirá estimar cuánto dinero necesitamos para encarar estas autoimpuestas obligaciones evitando el gasto impulsivo.
Si al realizar este ejercicio nos damos cuenta que nuestro ingreso no es suficiente para solventar estos gastos adicionales, lo lógico es priorizar y recortar los gastos. Si el saldo aun es negativo, evaluamos la posibilidad de endeudarnos, esta decisión es clave dado que estamos comprometiendo ingresos líquidos futuros. Por cuanto, se sugiere evaluar y cotizar créditos, hoy existe diferencia de hasta tres veces en lo que podemos pagar por un crédito en el mercado, siempre comparar igual monto e igual cantidad de cuotas y elegir la mejor alternativa de acuerdo a nuestras posibilidades. Si el endeudamiento es vía tarjetas de crédito, tratemos de centralizar el gasto en una sola, así minimizamos costos asociados a mantención de estas.

humberto-salas-1Por último, no olvidar que estas cuotas asociadas a consumo no deben sobrepasar el 25% de nuestros ingresos considerando que debemos responder con otras obligaciones asociadas a gastos básicos, hipotecarios y gastos de funcionamiento mensual.

 

Magíster Humberto Salas Jara
Director Ingeniería Comercial – Temuco                                         Vicedecano Facultad de Administración y Negocios
Universidad Autónoma de Chile

Compartir:

FacebookTwitter