La Navidad como un fenómeno de consumo masivo

compras-navidad-consumoNo es ningún misterio que apenas termina Halloween, las vitrinas de supermercados y casas comerciales se llenan de todo tipo de motivos, regalos, sorpresas anunciando la llegada de la última gran temporada de consumo masivo del año: la navidad.

Lo anterior nos hace reflexionar sobre el denominado “espíritu navideño”, si es que algo como eso realmente existe, entendiendo que lo verdaderamente importante para las familias en estas fechas debiera ser el sentido de unión en torno a… ¿un regalo?.

Está claro que la navidad, en cuanto festividad, es una tradición judeo-cristiana que celebra el nacimiento de Jesús –el mesías-, simbolizando de paso la austeridad, entendiendo que el simbolismo del “pesebre” denota precisamente la pobreza material en la que Jesús fue alumbrado. Toda esta imagen religiosa que está en el inconsciente cultural de las sociedades occidentales, incluyendo la nuestra, colisiona con la imagen del “viejo pascuero” que reparte regalos a los niños, que la sociedad del hiperconsumo se ha encargado de mercantilizar hasta el infinito.

Recordando al connotado pensador francés Gilles Lipovetsky, quien acuñó el concepto de la sociedad del “hiperconsumo”, nos advierte que uno de los efectos que tiene el sobreconsumo en la vida social es la pérdida de confianza social, el altruismo y la empatía, lo cual genera como consecuencia la pérdida de valores.

En efecto, los procesos de individualización, característicos de nuestra era, son exacerbados a través del enaltecimiento de la imagen de consumidor exitoso que se ha instalado en nuestra sociedad. El éxito se mide por la capacidad de consumo y este, a su vez, por nuestros ingresos o por la capacidad que tengamos de endeudarnos.

Foto Claudio Vásquez WiedemanLo importante es estar a la moda, satisfacer los deseos e impulsos que nos dominan y que el marketing se encarga de instalar en nuestras conciencias como un bien deseable, como una aproximación a la felicidad.

Claudio Vásquez Wiedeman
Sociólogo – Mg. en Cs. Sociales
Coordinador Estudios CEGES
U. Autónoma de Chile – Sede Talca

Compartir:

FacebookTwitter


Este fin de año, gastemos de forma inteligente

compras-navidad-bajaLas fiestas de fin de año ya están a la vuelta de la esquina y nuestro bolsillo lo siente. Como es habitual los gastos se disparan y tendemos a perder el control de nuestro presupuesto familiar. La consecuencia de esto es que arrastraremos deudas en muchos casos innecesarias para el resto del año.

Si bien hay recetas teóricas para solucionar este problema, la realidad es más compleja, pues en una sociedad de consumo, tendemos a privilegiar la inmediatez y el futuro no nos preocupa, esto hace que busquemos el máximo bienestar hoy, sin importar el costo futuro de este comportamiento.

Este es un problema social mucho más complejo de abordar, considerando este escenario, lo que buscamos en esta oportunidad es compartir algunas ideas de fuerza que nos permitirán minimizar el excesivo gasto y endeudamiento estas semanas.

En consecuencia, la planificación es fundamental, conocer las actividades, viajes, regalos y comidas que haremos nos permitirá estimar cuánto dinero necesitamos para encarar estas autoimpuestas obligaciones evitando el gasto impulsivo.
Si al realizar este ejercicio nos damos cuenta que nuestro ingreso no es suficiente para solventar estos gastos adicionales, lo lógico es priorizar y recortar los gastos. Si el saldo aun es negativo, evaluamos la posibilidad de endeudarnos, esta decisión es clave dado que estamos comprometiendo ingresos líquidos futuros. Por cuanto, se sugiere evaluar y cotizar créditos, hoy existe diferencia de hasta tres veces en lo que podemos pagar por un crédito en el mercado, siempre comparar igual monto e igual cantidad de cuotas y elegir la mejor alternativa de acuerdo a nuestras posibilidades. Si el endeudamiento es vía tarjetas de crédito, tratemos de centralizar el gasto en una sola, así minimizamos costos asociados a mantención de estas.

humberto-salas-1Por último, no olvidar que estas cuotas asociadas a consumo no deben sobrepasar el 25% de nuestros ingresos considerando que debemos responder con otras obligaciones asociadas a gastos básicos, hipotecarios y gastos de funcionamiento mensual.

 

Magíster Humberto Salas Jara
Director Ingeniería Comercial – Temuco                                         Vicedecano Facultad de Administración y Negocios
Universidad Autónoma de Chile

Compartir:

FacebookTwitter


Elección de Intendentes

gobierno-regionalEl proyecto de reforma constitucional sobre elección popular del Gobernador Regional (actual Presidente del Consejo regional) –que debe pasar a segundo trámite constitucional en la Cámara de Diputados- llama la atención al menos en tres aspectos.

En primer lugar, si algunos la denominan como “la madre de todas las reformas de descentralización”, es sin duda una aproximación exagerada.
Lo importante son las competencias del Gobierno regional y su grado de autonomía para ejercerlas. Una región que no dispone de poder de acción ni de recursos para utilizar libremente, es solo un agente de la autoridad superior que ejecuta la competencia material que aquél supuestamente le atribuyó. En verdad, no tiene real competencia.

Por otro lado, los nombres tienen importancia. ¿Por qué llamar a instituciones “gobierno regional” y “gobernador regional” cuando no gobiernan, sino que solo administran? La elección les confiere el color y el sabor de lo político, pero siguen siendo órganos administrativos. Esa nomenclatura solo generará mayor confusión.

En tercer lugar, causa extrañeza que al mismo tiempo que muchas voces abogan por reformar el presidencialismo chileno, se decida reproducir el esquema presidencial a nivel regional. En su artículo 113 inciso 5, la Constitución Política establece un sistema más bien parlamentarista que no necesita de reforma alguna para ser aplicado, como lo ha recordado la Contraloría General de la República en su dictamen Nº21.666 del año 2014.

dr-benoit-delooz-bajaQue el ejecutivo regional sea elegido de modo directo por los electores o los consejeros, resulta casi cosmético en relación a su independencia respecto al poder central.

Dr. Benöit Delooz
Instituto de Investigación en Derecho
Universidad Autónoma de Chile

Compartir:

FacebookTwitter


Cómo celebramos Fiestas Patrias los chilenos

Cuandchile_flags_in_puerto_montto reflexiono acerca de lo que celebramos cuando festejamos las fiestas patrias, se me viene a  la mente la imagen de la primera junta nacional de gobierno, encabezada por Mateo de Toro y Zambrano, la cual se efectuó el 18 de Septiembre de 1810,  en la ciudad de Santiago, como un primer intento de establecer un autogobierno, pero jurándole lealtad al rey de España. Se dice que esta fue la primera instancia en la que la gente salió a las calles a celebrar masivamente este acto de incipiente rebeldía, que se consagraría 8 años más tarde con la jura de la independencia (12 febrero de 1818). De esta manera, las fiestas patrias vendrían siendo el “cumpleaños de Chile”, en el cual se conmemora su nacimiento como proyecto de autogobierno, que decantaría, casi una década después, en la constitución de la República independiente y soberana de Chile.

Foto Claudio Vásquez WiedemanNo obstante lo dicho, la solemnidad de tamaña hazaña es soslayada por el sentido que actualmente ha tomado la conmemoración de esta fecha en la actualidad: 205 años después, para la mayoría de los chilenos esta es una fecha que significa pasarlo bien, o sea, comer harto, beber sin remordimiento y bailar. Probablemente para una minoría creciente, significa “mini vacaciones” fuera del país, aprovechando las promociones de viajes de la temporada. Sin embargo, de manera transversal implica compartir en familia, celebrar y festejar en torno a un asado y por sobretodo, construir identidad cultural de manera  transgeneracional, los más viejos con los más jóvenes. Aquí es precisamente donde se construye la chilenidad, en la decantación y traspaso de valores culturales en torno a la unión familiar, construyendo comunidad, independiente si se baila cueca o reggaetón.

Claudio Vásquez Wiedeman, Sociólogo – Magíster en Cs. Sociales. Coordinador Unidad de Estudios, Centro de Estudios y Gestión Social del Maule, Universidad Autónoma de Chile.

Compartir:

FacebookTwitter


Cultura financiera

cultura financieraLa Real Academia Española señala que “cultura”, entre otra acepción, es el conjunto de conocimientos que permite a alguien desarrollar su juicio crítico. Por otra parte, las personas la alcanzan de modo formal o informal, donde la educación asume un rol elevado de aporte e influencia.

En tal contexto, días atrás se conocieron los resultados de encuesta que la ABIF y el Centro de Microdatos de una conocida universidad aplicaron a un universo de 2.800 hogares en el Gran Santiago, incluyéndose tres preguntas con el fin de evidenciar el conocimiento en temas financieros (interés compuesto, inflación y diversificación del riesgo), obteniéndose que únicamente un 6,2% las respondió correctamente.

La cifra se torna crítica pues países como Australia y Nueva Zelanda, llegan a respuestas correctas de un 42,7% y 24%; y si bien éstas varían por estrato social, edad o género, lo preciso es que estamos lejos de números que nos puedan enorgullecer, más si percibimos que tendemos a considerarnos una “economía aventajada” por ser parte de la OCDE.

mauricio andrés burgos navarreteAsí, y aun cuando analistas indican que el resultado obtenido no se refleja en un aumento del endeudamiento o morosidad, nos debe quedar claro, que lo siguiente sucederá en la medida que no estemos familiarizados con conceptos financieros cotidianos: a) estar o ser desinformados; b) tomar decisiones equivocadas en financiamiento, inversiones o gastos; c) dañarnos comercialmente como sujetos de crédito, y d) potencialmente arriesgamos el patrimonio individual, familiar o comercial. Por ello, iniciativas como la de la SBIF y su Concurso de Educación e Inclusión Financiera adquiere relevancia, pues estimula acciones orientadas a fortalecer nuestra cultura financiera.

Mauricio Andrés Burgos Navarrete. Doctorando y Master en Finanzas. Director de la carrera de Auditoría e Ingeniería en Control de Gestión. Facultad de Administración y Negocios, Universidad Autónoma de Chile

 

 

Compartir:

FacebookTwitter


Canciller iraní en Chile: el difícil equilibro

PetróleoLa reciente visita oficial a Chile del Canciller de Irán, Mohammad Javad Zarif, se explica por la necesidad del régimen de utilizar la vía abierta tras el fin de las sanciones económicas impuestas por Naciones Unidas, de reconstruir los lazos económicos y forjar nuevas alianzas.

De hecho, fue la primera visita a la República de Chile desde el advenimiento de la Revolución de 1979.

El regreso de Irán a la comunidad internacional, posterior a su compromiso de abandonar la energía nuclear como arma de disuasión, es una grata noticia.

La firma de acuerdos comerciales beneficiará a la industria exportadora chilena, mejorando la balanza de pagos.

También para restar apoyos -o al menos ‘equilibrar la cancha’- en la relación bilateral con Bolivia, que lo ayudó a sortear el embargo de Naciones Unidas y que, en reciprocidad, la aAntonio Muñozpoya en sus reivindicaciones territoriales contra Chile.

Pero no se deben desatender aspectos con los que Irán no tiene gran apego. Sus posturas muestran débiles o inexistentes compromisos con aspectos claves para la comunidad internacional en materia de derechos humanos, como la pena de muerte, el trato a las minorías, la libertad religiosa, la situación de mujeres y menores, las diatribas bélicas y vengativas contra el Estado de Israel, o su participación discreta en Siria y Afganistán.

Todos estos temas, de forma velada y con la habilidad diplomática del anfitrión, debieron haber sido parte de la agenda de una visita que, por incómoda que se le haya calificado, sin duda será otro peldaño más en la forja de lo que se denominara alianza de civilizaciones en el nuevo milenio.

 Dr. Antonio Muñoz, Instituto de Investigaciones en Derecho, Universidad Autónoma de Chile.

Compartir:

FacebookTwitter


Competitividad y competencia gerencial

índiceUn país competitivo explota sus “ventajas comparativas”, mediante la asignación eficiente de sus recursos, atrae inversiones, reacciona rápido, crece, se desarrolla y genera “ventajas competitivas”. Estas cualidades las mide periódicamente el Índice de Competitividad Global del Foro Económico Mundial para 140 países, donde Chile ha caído en seis años desde el lugar 25 al 35.

Los parámetros básicos son; las instituciones, infraestructura, ambiente macroeconómico, salud y educación, además de factores relacionados con la innovación y sofisticación de los negocios. En Chile, aun es incipiente la transferencia tecnológica y la implementación de I+D, pero es evidente la carencia de ventajas competitivas, siendo una de las variables peor evaluada. Esto significa, que aún no somos capaces de generar actividades económicas con sello diferenciador de impacto.

Humberto SalasA nivel nacional existen mediciones de organismos públicos y privados con métricas muy similares. Excluyendo variables económicas, demográficas, sociales y concentrando el análisis en la empresa, el mayor déficit, en regiones con rezago productivo, se encuentra en infraestructura, gestión empresarial y empleo. Estos resultados son tendencia durante la última década y responden, según la evidencia, a una escasa orientación estratégica que no ha permitido maximizar el rendimiento de recursos y capacidades. Es así, como en un mundo globalizado, la competitividad desempeña un rol crucial y requiere cohesión entre políticas públicas y gestión empresarial para enfrentar escenarios cambiantes.

En consecuencia, la “competencia gerencial” es clave para fortalecer una cultura de aprendizaje que nos permita conseguir un mejor posicionamiento en el largo plazo.

MBA, Humberto Salas Jara. Académico Facultad de Administración y Negocios, Universidad de Autónoma de Chile.

Compartir:

FacebookTwitter


Ahorro en hogares

durand-state-bank-savings-accountNo sé si llamarlo una novedad, o simplemente darle el carácter de una realidad ya conocida, pues el último informe de la Asociación de Bancos e Instituciones Financieras (ABIF), N° 81, cuyo énfasis se centra en el ahorro de los hogares chilenos, resalta algunos aspectos que es sano atender.

Así, se observa que: la tasa de ahorro alcanza a alrededor del 10% de los ingresos (cifra cercana a países OCDE); el ahorro está esencialmente concentrado, en un 85%, en fondos de previsión, independiente del tipo de ahorro en particular; lo anterior, implica la “tenencia” de dineros no accesibles y utilizables en corto plazo; el ahorro no previsional, o voluntario, está asociado principalmente a los quintiles de mayores ingresos; del total, un 73,5% de los hogares el  consumo iguala o supera sus ingresos; la composición de activos en los hogares está en un 25,9% conformada por activos financieros no previsionales (44,1% promedio países OCDE); los activos financieros predominantes corresponden a instrumentos de renta fija, depósitos a plazo y cuentas de ahorro; y por último, los hogares que no poseen activos financieros exhiben un nivel de morosidad y renegociaciones que supera en un 50% el de aquellos que si poseen.

No se puede cuestionar que tratándose de educación financiera, cultura financiera, salmauricio andrés burgos navarreteud financiera o libertad financiera, el ahorro, crédito, solvencia y riesgos se encuentran muy interrelacionados, y por tanto, es  necesario que en el desarrollo de las personas se proporcione desde la infancia las competencias y habilidades que permitan tomar con familiaridad, sabiduría y corrección las decisiones financieras que irán surgiendo en distintas etapas de la vida, y que en general, deben propender a evitar que nos encontremos ahogados en deudas y con respaldos inadecuados que comprometan el patrimonio familiar.

Mauricio Andrés Burgos Navarrete, Doctorando y Master en Finanzas. Director de la carrera de Auditoría e Ingeniería en Control de Gestión. Facultad de Administración y Negocios, Universidad Autónoma de Chile.

Compartir:

FacebookTwitter


¿Por qué las personas caen en fraudes financieros como los esquemas piramidales?

robo de dineroHay varios que señalan que la caída de las personas en este tipo de fraude financiero se debe a la codicia y el deseo de realizar retornos rápidos y altos de sus inversiones. Cuando alguien critica esta situación de inmediato puntualiza que no puede creer que estas personas hayan sido tan irracionales. Resulta ser que ya hace algunos años el premio nobel Robert J. Shiller escribió al respecto refiriéndose a la “irrational exuberance” que consiste en burbujas especulativas en que las personas realizan altas ganancias y le cuentan a otros de los magníficos resultados que han obtenido, frente a lo cual los otros se sienten atraídos a invertir. Por otro lado, en psicología se puede explicar la conducta a través del modelo de  “human gullibility” (candidez humana).

C MaquieiraEn este sentido actúan cuatro factores para determinar la conducta: situación, inteligencia cognitiva, personalidad y emociones. El primer factor tiende a ser muy relevante cuando existe una alta presión social para invertir, por ejemplo los amigos o familiares están obteniendo altas ganancias y el individuo en cuestión está quedando fuera de ese grupo de “ganadores”. Además esto se ve agravado por el hecho de tener como intermediario a una firma de prestigio en el mercado o bien a un intermediario prestigioso. La persona que está pensando en su pensión, espacialmente en un país donde la pensión esperada es baja entonces también se sentirá motivada a buscar una rápida rentabilidad por sus recursos, entrando en este tipo de esquema por un período corto para lograr su objetivo de pensión esperada. Por su lado, la inteligencia cognitiva no asegura la capacidad de tomar buenas decisiones. Esta es la diferencia entre inteligencia y racionalidad, la primera no asegura la segunda. Esto se da especialmente en personas con alto coeficiente intelectual pero que de mercados financieros no entienden por razones de formación profesional. Por lo que la tendencia de ellos es confiar en alguien que tenga los conocimientos del área y hacer un acto de fe. En cuanto a la personalidad dependerá si estamos hablando de personas confiadas o desconfiadas, las primeras de ellas son las susceptibles de ser engañadas.  Finalmente, en cuanto a las emociones, la persona se ve motivada por obtener una alta ganancia y así incrementar su riqueza. Si la persona es muy ambiciosa entonces se verá atraída por propuestas con alto nivel de retorno.

A mi entender queda mucho por estudiar de este tipo de fenómeno pues el primer escándalo de este tipo fue en EEUU realizado por Charles Ponzi en 1919. Ya han pasado casi 200 años y continúan apareciendo estos casos en el mercado internacional. En este caso Chile no es la excepción.

Ph.D. Carlos Maquieira, Decano Facultad de Administración y Negocios Universidad Autónoma de Chile.

Compartir:

FacebookTwitter


Prevención de estafas

estafasLos hechos acontecidos en el último tiempo con empresas como AC Inversiones, han despertado una inusitada atención respecto de aquellas ofertas de inversión que se presentan en el mercado, para las que se han proporcionado consejos a los potenciales usuarios por parte de algunos medios, a fin de minimizar el riesgo de quedar expuesto  ante este tipo de operaciones, las que finalmente resulten en una estafa, comprometiendo en muchos casos, no sólo el patrimonio individual, si no también familiar.

En este sentido, algunos de los signos a los que se ha aludido vigilar, son los siguientes: a) oportunidades que se presenten como “que no se pueden dejar pasar”; b) negocios que no sean posibles de explicar en un lenguaje sencillo, claro y preciso; c) que el éxito de invertir, dependa de traer nuevos usuarios; d) la inexistencia de un ente fiscalizador verificable; y e) percibir algún grado presión para que se tome la decisión de invertir.

mauricio andrés burgos navarreteA los anteriores, que sin duda constituyen valorables recomendaciones, deberíamos agregar: a) no confiarnos de ofertas no solicitadas; b) dudar de oportunidades que se aprovechan de nuestros miedos; c) no asociar la integridad de una persona por la forma en se expresa o viste; d) conocer al corredor; e) investigar a la empresa de inversiones; f) dudar de retornos garantizados; g) recelar rendimientos demasiado regulares; h) cuestionar documentación incompleta; e i) identificar uso de estrategias de inversión complejas.  Finalmente, conviene familiarizarse con las tácticas comunes de persuasión usadas, como son: a) el fantasma de la riqueza; b) la fuente de credibilidad; c) el consenso social; d) la reciprocidad; y e) la escasez.

Mauricio Andrés Burgos Navarrete, Doctorando y Máster en Finanzas. Director de la carrera de Auditoría e Ingeniería en Control de Gestión. Facultad de Administración y Negocios Universidad Autónoma de Chile

Compartir:

FacebookTwitter