Cobre y dólar: una relación inversa

Compartir:

FacebookTwitter


Nuestro principal producto exportador, el cobre, es el que históricamente ha generado los mayores ingresos de divisas al país llegando a alcanzar un precio sobre los 4 US$ la libra el año 2011. Sin embargo, a partir del 2012 comienza un descenso del precio del metal en los mercados internacionales, llevándolo a cifras cercanas a los 3 US$ la libra entre los años 2013 y 2014, para luego caer bruscamente, en promedio, en torno a los 2 US$ la libra los siguientes 2 años. En el 2017, sobre todo el segundo semestre, comienza gradualmente la recuperación del precio del cobre, llegando a superar los 3 US$ la libra, con un buen margen a favor, lo que ha permitido que el precio del metal rojo haya sido cotizado, al menos hasta el primer semestre del 2018, en torno a los 3,2 US$ la libra.

No obstante, esta favorable situación, parece hoy revertirse drásticamente, en gran medida por los conflictos comerciales entre China y EEUU, quienes han entrado en una “Guerra Comercial” aplicándose, unilateralmente, aranceles y otras barreras al comercio exterior. A lo cual, se suma las drásticas medidas de austeridad fiscal tomadas por el gobierno de Mauricio Macri, dada la crisis económica que enfrenta Argentina. Todo lo cual ha generado gran incertidumbre en la economía mundial y regional, haciendo caer las bolsas de comercio y también las expectativas de los inversionistas. Es así como a partir de julio de este año, se observa una caída de la cotización de la libra de cobre en la Bolsa de Metales de Londres por debajo de los US$3 la libra.

La baja del precio del cobre provoca una disminución significativa del ingreso al país de la divisa norteamericana, provocando un déficit cada vez mayor en cuenta corriente. Cabe recordar, que el año pasado tal déficit alcanzó los US$4.146 millones, equivalente a 1,5% del PIB anual. Esto genera una disminución relativa de la oferta de dólares en el país, ceteris paribus, lo que conlleva el alza del precio del dólar y la consecuente depreciación de la moneda nacional, la que se ve muy expuesta a los flujos de capitales internacionales, dada nuestra gran apertura comercial.

Si a esto le agregamos la lenta, pero positiva recuperación de la economía estadounidense y las mejores expectativas de crecimiento, con un ritmo de creación de empleos superior a lo esperado, con una caída de la tasa de desempleo, hacen pensar que la economía del gigante del norte se está robusteciendo y con ello también se aprecia consecuentemente su moneda y se deprecia la nuestra. Lo cual también podría llevar a la reserva federal de EEUU seguir aumentando los tipos de interés que harían más atractivo los capitales especulativos hacia ese mercado, incluyendo capitales nacionales que eventualmente emigrarían a Norteamérica en busca de mayores retornos, haciendo aún más escasos los dólares en Chile y, por ende, el aumento del dólar sea aún más profundo.

La siguiente gráfica muestra el comportamiento del precio del cobre versus el dólar en Chile durante el 2018, donde se observa claramente una tendencia alcista de la divisa norteamericana y una tendencia a la baja del precio del cobre, evidenciándose la relación inversa entre el precio del cobre y el precio del dólar.

Gráfico: Evolución del Precio del Cobre versus el Precio del Dólar. Chile 2018.

Fuente: Elaboración propia en base a datos de Cochilco y el BCCH

Impacto del alza del dólar en actividades económicas

Sin duda, la depreciación de la moneda nacional afecta negativamente el precio de los bienes importados de consumo final, como así también los bienes intermedios e insumos necesarios para la producción interna. En tal sentido, el aumento del precio de la energía será el alza que mayormente afectará a la población, en especial, por su impacto en los costos de producción dentro del país y la consecuente alza de los precios internos. Pero adicionalmente, se verán aumentados los precios de los bienes durables importados, como es el caso de los automóviles, los electrodomésticos, maquinarias y equipos en general.

Lo positivo de la depreciación del dólar es, sin duda, los mayores ingresos de los exportadores nacionales, que para nuestra región cobra una vital importancia para el sector agrícola forestal, ambos sectores económicos exportan gran parte de toda su producción al mercado estadounidense, el que está aumentando su demanda producto de su recuperación económica, lo que ha impulsado positivamente el desarrollo de estas actividades económicas el presente año.

Riesgos asociados a las variaciones del precio del dólar

No obstante la tendencia al alza del precio del dólar, no se debe obviar el riesgo asociado a la volatilidad que ha evidenciada el precio del  dólar en Chile. Lo que da cuenta también de un  riesgo  por convertibilidad, la que consecuentemente se transfieren a las decisiones de producción, ahorro e inversión. Debiendo las empresas resguardar, por un lado, sus costos de producción y, por otro, sus ingresos, cuando ellos estén expresados en dólares. Es así como, el productor debe garantizar cierto margen de ganancia por su actividad económica, para ello lo más aconsejable es tomar los resguardos de seguro de tipo de cambio para todos aquellos flujos que estén expresados en dólares. Para tal efecto, los contratos forward de divisas pueden ser una buena alternativa.

Para el caso de las personas, en cuanto a sus decisiones de ahorro e inversión, se debe tener en cuenta que la volatilidad del dólar hace muy difícil su proyección en el mediano plazo, por lo tanto,  no es aconsejable especular con él para las decisiones de ahorro e inversión personal, aun cuando todo haga pensar que hoy es conveniente invertir en dólares. Las economías pequeñas como Chile, pueden verse rápidamente muy afectadas por los flujos de capitales, modificando de la “noche a la mañana” drásticamente el valor de la divisa, con la consecuente pérdida que ello habitualmente provoca. Por tanto, en vez de “comprar dólares hoy para vendernos mañana” es recomendable ahorrar en pesos, ya sea a través de depósitos a plazo o en fondos mutuos de renta fija. En el entendido, que nuestra moneda nacional sigue siendo muy estable y ha demostrado una gran fortaleza durante las últimas crisis económicas en el mundo.

 

Informe preparado por el Dr. Guillermo Riquelme Silva
Economista e Investigador del Centro de Estudios y Gestión Social (CEGES)
Universidad Autónoma de Chile

 

 

Compartir:

FacebookTwitter


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *