Desesperación financiera

Compartir:

FacebookTwitter


shutterstock_360313850Me remeció. Ese fue el efecto que provocó la lectura de un artículo que, en una conocida revista de nuestro país, le dedicaba espacio a compartir la historia de un joven ingeniero, el cual lamentablemente no era noticia por sus logros o aportes profesionales, sino más bien a una situación que podemos calificar oscura, y que en un espacio de normalidad nunca se habría pensado que ocurriría.

La historia, que podría ser la de cualquiera de nuestros jóvenes profesionales, de seguro en su inicio laboral debe de haber estado decorada de sueños, expectativas y metas. Sin embargo, en algún momento esta trilogía se altera por una situación de endeudamiento, que lo derrumba y lleva a realizar un asalto a fin de obtener lo que hasta ese instante escaseaba, el dinero; incluso, también dibuja en su mente la idea de terminar con su vida, dando de esa forma respuesta a su problema.mauricio andrés burgos navarrete

Se puede reflexionar en torno a: ¿por qué el endeudamiento excesivo?, ¿por qué en la vida se llega a una condición tan extrema de solución? Sin conocer en detalle la situación en particular, pero pensando en general lo que puede gatillar un endeudamiento inapropiado, se podría considerar: a) vivir una existencia ajena a la realidad, b) dejarnos influenciar por el ambiente que nos rodea, c) el desorden de nuestras finanzas y de los productos de financiamiento que poseemos, d) no analizar y relacionar los flujos de ingresos con los egresos, e) no planificar apropiadamente nuestras finanzas, f) no controlar y frenar los productos de endeudamiento, en especial las tarjetas de crédito, y g) no acercarnos oportunamente a alguien apropiado que nos pueda escuchar y orientar. Si bien, el aprender a planificar, organizar, dirigir y controlar son aspectos básicos para  una sana gestión, y por ello también de las finanzas, el disponer de capacidades para manejar las emociones en situaciones “extremas” de la vida, también es un aspecto que debiera ser contemplado en la formación de nuestros jóvenes, pues tal vez ello reduciría la posibilidad de “perderlos” por el camino de su existencia.

Mauricio Andrés Burgos Navarrete. Doctorando y Master en Finanzas. Director de la carrera de Auditoría e Ingeniería en Control de Gestión. Facultad de Administración y Negocios, Universidad Autónoma de Chile.

Compartir:

FacebookTwitter


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *