Cultura financiera

cultura financieraLa Real Academia Española señala que “cultura”, entre otra acepción, es el conjunto de conocimientos que permite a alguien desarrollar su juicio crítico. Por otra parte, las personas la alcanzan de modo formal o informal, donde la educación asume un rol elevado de aporte e influencia.

En tal contexto, días atrás se conocieron los resultados de encuesta que la ABIF y el Centro de Microdatos de una conocida universidad aplicaron a un universo de 2.800 hogares en el Gran Santiago, incluyéndose tres preguntas con el fin de evidenciar el conocimiento en temas financieros (interés compuesto, inflación y diversificación del riesgo), obteniéndose que únicamente un 6,2% las respondió correctamente.

La cifra se torna crítica pues países como Australia y Nueva Zelanda, llegan a respuestas correctas de un 42,7% y 24%; y si bien éstas varían por estrato social, edad o género, lo preciso es que estamos lejos de números que nos puedan enorgullecer, más si percibimos que tendemos a considerarnos una “economía aventajada” por ser parte de la OCDE.

mauricio andrés burgos navarreteAsí, y aun cuando analistas indican que el resultado obtenido no se refleja en un aumento del endeudamiento o morosidad, nos debe quedar claro, que lo siguiente sucederá en la medida que no estemos familiarizados con conceptos financieros cotidianos: a) estar o ser desinformados; b) tomar decisiones equivocadas en financiamiento, inversiones o gastos; c) dañarnos comercialmente como sujetos de crédito, y d) potencialmente arriesgamos el patrimonio individual, familiar o comercial. Por ello, iniciativas como la de la SBIF y su Concurso de Educación e Inclusión Financiera adquiere relevancia, pues estimula acciones orientadas a fortalecer nuestra cultura financiera.

Mauricio Andrés Burgos Navarrete. Doctorando y Master en Finanzas. Director de la carrera de Auditoría e Ingeniería en Control de Gestión. Facultad de Administración y Negocios, Universidad Autónoma de Chile

 

 

Canciller iraní en Chile: el difícil equilibro

PetróleoLa reciente visita oficial a Chile del Canciller de Irán, Mohammad Javad Zarif, se explica por la necesidad del régimen de utilizar la vía abierta tras el fin de las sanciones económicas impuestas por Naciones Unidas, de reconstruir los lazos económicos y forjar nuevas alianzas.

De hecho, fue la primera visita a la República de Chile desde el advenimiento de la Revolución de 1979.

El regreso de Irán a la comunidad internacional, posterior a su compromiso de abandonar la energía nuclear como arma de disuasión, es una grata noticia.

La firma de acuerdos comerciales beneficiará a la industria exportadora chilena, mejorando la balanza de pagos.

También para restar apoyos -o al menos ‘equilibrar la cancha’- en la relación bilateral con Bolivia, que lo ayudó a sortear el embargo de Naciones Unidas y que, en reciprocidad, la aAntonio Muñozpoya en sus reivindicaciones territoriales contra Chile.

Pero no se deben desatender aspectos con los que Irán no tiene gran apego. Sus posturas muestran débiles o inexistentes compromisos con aspectos claves para la comunidad internacional en materia de derechos humanos, como la pena de muerte, el trato a las minorías, la libertad religiosa, la situación de mujeres y menores, las diatribas bélicas y vengativas contra el Estado de Israel, o su participación discreta en Siria y Afganistán.

Todos estos temas, de forma velada y con la habilidad diplomática del anfitrión, debieron haber sido parte de la agenda de una visita que, por incómoda que se le haya calificado, sin duda será otro peldaño más en la forja de lo que se denominara alianza de civilizaciones en el nuevo milenio.

 Dr. Antonio Muñoz, Instituto de Investigaciones en Derecho, Universidad Autónoma de Chile.

Competitividad y competencia gerencial

índiceUn país competitivo explota sus “ventajas comparativas”, mediante la asignación eficiente de sus recursos, atrae inversiones, reacciona rápido, crece, se desarrolla y genera “ventajas competitivas”. Estas cualidades las mide periódicamente el Índice de Competitividad Global del Foro Económico Mundial para 140 países, donde Chile ha caído en seis años desde el lugar 25 al 35.

Los parámetros básicos son; las instituciones, infraestructura, ambiente macroeconómico, salud y educación, además de factores relacionados con la innovación y sofisticación de los negocios. En Chile, aun es incipiente la transferencia tecnológica y la implementación de I+D, pero es evidente la carencia de ventajas competitivas, siendo una de las variables peor evaluada. Esto significa, que aún no somos capaces de generar actividades económicas con sello diferenciador de impacto.

Humberto SalasA nivel nacional existen mediciones de organismos públicos y privados con métricas muy similares. Excluyendo variables económicas, demográficas, sociales y concentrando el análisis en la empresa, el mayor déficit, en regiones con rezago productivo, se encuentra en infraestructura, gestión empresarial y empleo. Estos resultados son tendencia durante la última década y responden, según la evidencia, a una escasa orientación estratégica que no ha permitido maximizar el rendimiento de recursos y capacidades. Es así, como en un mundo globalizado, la competitividad desempeña un rol crucial y requiere cohesión entre políticas públicas y gestión empresarial para enfrentar escenarios cambiantes.

En consecuencia, la “competencia gerencial” es clave para fortalecer una cultura de aprendizaje que nos permita conseguir un mejor posicionamiento en el largo plazo.

MBA, Humberto Salas Jara. Académico Facultad de Administración y Negocios, Universidad de Autónoma de Chile.

Ahorro en hogares

durand-state-bank-savings-accountNo sé si llamarlo una novedad, o simplemente darle el carácter de una realidad ya conocida, pues el último informe de la Asociación de Bancos e Instituciones Financieras (ABIF), N° 81, cuyo énfasis se centra en el ahorro de los hogares chilenos, resalta algunos aspectos que es sano atender.

Así, se observa que: la tasa de ahorro alcanza a alrededor del 10% de los ingresos (cifra cercana a países OCDE); el ahorro está esencialmente concentrado, en un 85%, en fondos de previsión, independiente del tipo de ahorro en particular; lo anterior, implica la “tenencia” de dineros no accesibles y utilizables en corto plazo; el ahorro no previsional, o voluntario, está asociado principalmente a los quintiles de mayores ingresos; del total, un 73,5% de los hogares el  consumo iguala o supera sus ingresos; la composición de activos en los hogares está en un 25,9% conformada por activos financieros no previsionales (44,1% promedio países OCDE); los activos financieros predominantes corresponden a instrumentos de renta fija, depósitos a plazo y cuentas de ahorro; y por último, los hogares que no poseen activos financieros exhiben un nivel de morosidad y renegociaciones que supera en un 50% el de aquellos que si poseen.

No se puede cuestionar que tratándose de educación financiera, cultura financiera, salmauricio andrés burgos navarreteud financiera o libertad financiera, el ahorro, crédito, solvencia y riesgos se encuentran muy interrelacionados, y por tanto, es  necesario que en el desarrollo de las personas se proporcione desde la infancia las competencias y habilidades que permitan tomar con familiaridad, sabiduría y corrección las decisiones financieras que irán surgiendo en distintas etapas de la vida, y que en general, deben propender a evitar que nos encontremos ahogados en deudas y con respaldos inadecuados que comprometan el patrimonio familiar.

Mauricio Andrés Burgos Navarrete, Doctorando y Master en Finanzas. Director de la carrera de Auditoría e Ingeniería en Control de Gestión. Facultad de Administración y Negocios, Universidad Autónoma de Chile.