La culpa de ser un león

Compartir:

FacebookTwitter


foto ZoológicoDetrás del incidente protagonizado por Franco Ferrada joven que, como todos sabemos, entró desnudo a la jaula de los leones en el Zoológico Metropolitano de Santiago el pasado sábado, se ha descubierto también una difícil historia familiar de abandono y vulnerabilidad. El hecho que su madre haya fallecido cuando él contaba con tan solo 11 años, que su padre sea alcohólico incapaz de responsabilizarse por sus hijos y que haya tenido que ser internado en un centro del SENAME, junto con sus ocho hermanos, indica la difícil trayectoria de vida por la que este joven ha atravesado.

De manera complementaria se infiere, a partir de la carta escrita por Franco, que algún problema de salud mental padecía, posiblemente esquizofrenia, la cual seguramente se había desencadenado de forma reciente, pues las personas que lo conocían de cerca, avalaban el hecho de que “era un joven normal”, con planes y proyectos como cualquier otro trabajador a su edad.

No obstante, lo terrible del caso, lo verdaderamente espeluznante ha sido leer los comentarios que los lectores de noticias de internet han dejado. Definitivamente la discusión se polarizó entre quienes consideran que el joven debería haber muerto en favor de los leones, mientras que otros empatizan con la situación de Franco y no lo responsabilizan directamente de la muerte de los felinos, pues se comprende que el joven no se encontraba en un estado “normal”.

De  esta manera, ¿quién tiene la culpa en este lamentable episodio?, pareciera ser este el centro de la discusión de los internauFoto Claudio Vásquez Wiedemantas en torno a este hecho. Sin lugar a dudas, los animales no tienen ninguna: solo siguieron sus instintos felinos. Franco tampoco: su situación mental lo enajena de cualquier responsabilidad. Posiblemente, esta situación amerite a una revisión de los protocolos de seguridad por parte del recinto capitalino, pues no debería ser tan sencillo meterse dentro de la jaula de ningún animal.

Finalmente, no debería dejarnos indiferentes el hecho de la vunerabilidad en la que se ven expuestos muchos niños en nuestro país, que crecen sin el afecto y compromiso de sus núcleos íntimos (por la razón que sea), siendo internados en centros para menores del SENAME como última alternativa.

Lamentablemente, parte importante de nuestra sociedad se ha tornado altamente insensible al dolor ajeno, siendo incapaz de empatizar con la historia de Franco. Si no somos capaces de mirarnos al espejo y rescatar la humanidad que existe en todos nosotros, estaremos lejos de construir una sociedad cohesionada, que supere sus polaridades de clase, políticas, ideológicas, etc. y nos reconozcamos como ciudadanos de este país, pudiendo convivir en armonía por un futuro mejor para todos.

 Claudio Vásquez Wiedeman, Sociólogo. Centro de Estudios y Gestión Social del Maule, Universidad Autónoma de Chile.

 

Compartir:

FacebookTwitter


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *