Farmacias y ópticas populares

Compartir:

FacebookTwitter


medicamentosSin duda que las medidas que permiten facilitar el acceso a la población de menores ingresos a bienes necesarios como medicamentos y lentes ópticos son siempre valoradas.

Sin embargo, debemos analizar la forma y el fondo de estas iniciativas. Es válido cuestionarnos si el precio que pagamos actualmente es “justo”, dado que al ingresar al mercado farmacias y ópticas populares con diferencias de precios considerablemente menores a los que existen hoy en el mercado, podemos deducir que los márgenes en estas industrias son anormales, cuando esto sucede, existen incentivos para que ingresen nuevos participantes y los precios se estabilicen operando así las fuerzas del mercado. Esto generaría mayor competencia –en beneficio del consumidor- siempre y cuando la eficiencia y la ventaja en costos de los nuevos entrantes populares fuese real y no generada por monopolios estatales en la compra de stock, pues no estarían compitiendo en las mismas condiciones qu
e las empresas existentes.

Habitualmente cuando los agentes públicos deciden subvencionar el consumo de un bien, los incentivos se aplican a la demanda, pues en este caso existe un mercado operando con reglas del juego ya definidas, luego, los participantes se esfuerzan por ofrecer la mejor relación precio-calidad y el beneficiario elige de acuerdo a sus preferencias. Aquí surge entonces el real dilema, estas son iniciativas aisladas impulsadas por autoridades comunales y no corresponden a políticas de Estado que beneficien a la población de bajos ingresos.

Humberto SalasEn consecuencia, la articulación con los gobiernos locales para crear mecanismos que beneficien a la población sin intervenir la libre competencia, es una tarea de largo plazo.

Hoy las comunas pioneras poseen los recursos para innovar y la posibilidad de que municipios pequeños de localidades rurales donde realmente existen carencias y vulnerabilidad implementen iniciativas similares es muy remota sin la existencia de programas estructurales.

Humberto Salas Jara, Docente Facultad de Administración y Negocios, Universidad de Autónoma de Chile.

Compartir:

FacebookTwitter


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *